Recorrido

El recorrido de la Ruta de las Atalayas 2021 arranca frente al polideportivo municipal de Talamanca de Jarama. Los primeros 2 kilómetros de recorrido discurren por entorno urbano, circulando en paralelo al perímetro amurallado de esta ciudad fortificada. Es por ello que te pedimos que por imagen de nuestro deporte y por responsabilidad, LLEVES PUESTA LA MASCARILLA durante esos 2 Kms. Una vez salgamos del municipio, a la altura del Polígono Industrial Cercado Chico, podrás quitártela y guardarla.

La primera parte de la jornada rodaremos rumbo al sur, paralelos al río Jarama en su vertiente este y por las típicas cañadas habilitadas para el paso de ganado: Pistas con firme perfectamente compactado, sin desniveles apreciables, y donde la bicicleta rueda fácilmente alcanzando velocidades vertiginosas en el momento en que unimos nuestras fuerzas y colaboramos a relevos con otros compañeros de fatiga. Atravesaremos un par de dehesas, algún descansadero de ganado, una gravera y hasta unas ruinas romanas. Elementos que nos distraerán pero que muy probablemente, sobre todo para aquellos con espíritu más competitivo, ni siquiera veremos ya que estaremos centrados en seguir la rueda de aquel compañero que nos abre camino mientras tratamos de no perder su estela. De refilón pasaremos por las localidades de Valdetorres de Jarama y Fuente el Saz para, a la altura del kilómetro 18, cruzar el río Jarama a la altura del denominado “Puente de la Tubería Azul”, y realizar un cambio de sentido, orientando nuestro rumbo hacia el norte y dejando a un lado la urbanización Santo Domingo.
Se trata de un puente de hormigón perfectamente elevado y donde el cauce del río no sobrepasa en ningún caso, por lo que en esta ocasión nuestros pies permanecerán secos a pesar de la cercanía del río.

Hasta aquí el terreno ha sido todo favorable, pero te aconsejamos que no gastes demasiadas fuerzas en este primer tramo, dado que más tarde es muy probable que las puedas necesitar.

En el PK 21,7 encontrarás el primer avituallamiento intermedio, en el que agruparte con los amigos y reponer algunas energías. Encontrarás isotónico, agua y fruta, siempre en formato individual y en cumplimiento de las medidas de seguridad, te pedimos que portes la mascarilla en estas áreas de avituallamiento/hidratación intermedias.

A partir de este punto la cosa se complica ligeramente, y es que deberemos afrontar una zona de sube-bajas, no demasiado prolongados, pero que suponen un importante cambio en el ritmo de pedaleo y en la fuerza a imprimir sobre la bicicleta.
“Crestearemos” sobre la sierrecilla que se dibuja al oeste del río Jarama, y que divide los valles del Jarama y el Guadalix, para tomar en el kilómetro 28 un entretenido sendero que nos conduce hasta las afueras de San Agustín del Guadalix, prácticamente lindando con la autopista N-I, momento en el cual alcanzamos el ecuador de la ruta. Kilómetro 30 y el paisaje cambia ligeramente: Una pista de servicio del Canal de Isabel II se convierte en el eje conductor de nuestro recorrido, que a lo largo de un simpático sendero que juguetea alrededor de esta carretera de servicio, nos permitirá avanzar rumbo norte hasta las inmediaciones de El Molar, rodeados de un paisaje de contrastes en el que el ganado pasta por las verdes dehesas a escasos metros de una de las principales autopistas de la red nacional.

Llegamos al kilómetro 36, ya con un importante trabajo realizado en los repechos que, breves pero intensos, han ido dejando mella en nuestras piernas. Es el momento de tomar un respiro, echar mano al bolsillo y al bidón para cargar fuerzas en la bajada por el Camino de los Llanos: un camino asfaltado que nos permitirá recuperar, para después desviarnos por una pista hasta el segundo Avituallamiento: Km 40, punto importante donde se dividen Ruta Corta y Ruta Larga.

Los participantes de la Ruta Corta, llegados a este punto, solo deberán tomar el camino de la derecha, y en 3  kilómetros habrán conseguido su objetivo.

Para los participantes de la Ruta Larga: En este punto será importante extremar las precauciones y atender a las indicaciones del personal de Organización: puede que nos encontremos con ciclistas que ya han realizado el “bucle de la Atalaya” y vienen de nuestra izquierda. Debemos cederles el paso, puesto que ellos son parte de la cabeza de carrera.

En este punto comienza el verdadero “Rock and Roll”: una pista aparentemente amigable, pero que presenta un constante desnivel positivo, nos aproximará a las faldas de la Atalaya de El Vellón, que se erige en lo más alto de un cerro hasta el cual tendremos que ascender, con unas pendientes más que interesantes y que pondrán a prueba nuestra resistencia, tanto a nivel aeróbico como muscular: ascendemos en poco más de 3 kilómetros, 200 metros de altitud. Eso sí, la panorámica del valle que se nos ofrece desde arriba, bien merece la pena este esfuerzo.

Recorrido

A partir de este punto, turno para la técnica. Un trepidante descenso por terreno quebrado, mucha piedra suelta, continuos regueros, cambios de dirección y trialeras que nos obligan a abrir el amortiguado. Divertido pero intenso. Os pedimos mucha prudencia en este tramo; si somos conscientes de nuestras limitaciones y de que el cansancio físico puede hacer mella en nuestros brazos, evitaremos cualquier susto. Pero sobre todo una llamada a la prudencia y a la serenidad. No agobiemos a aquellos corredores que quizás no tengan la misma pericia o técnica, y en la medida de lo posible, facilitemos el adelantamiento a aquellos corredores más rápidos en las bajadas.
Son solo 5 kilómetros en “territorio salvaje” y después vuelta a la normalidad: de nuevo tomamos la pista del Canal por unos metros, y algún que otro sendero fácil de negociar, con un nuevo tramo de bajada en la que otra vez debemos poner todos nuestros sentidos, y de esta forma llegar al Km 56, que es el punto donde retomamos dirección meta (donde se dividieron anteriormente las 2 distancias).
En este caso es un Cruce potencialmente peligroso para nosotros, que podemos encontrar corredores más lentos en ese punto. Todos los sentidos alerta y las manos prevenidas en los frenos, nos permitirán reaccionar a tiempo y evitar cualquier imprevisto.

Recorrido

3 últimos kilómetros a meta: A lo lejos ya divisamos los restos arqueológicos de lo que fue la Talamanca de la época árabe, pero antes de eso debemos cruzar el río Jarama, por un puente colgante de hierro que aporta una dosis adicional de aventura a este atractivo recorrido. Este puente se ha de pasar a pie y con la bicicleta en la mano, y se accede a él a través de una escalera metálica.

Tras cruzar el puente, entorno urbano, último kilómetro, ultimas fuerzas y saborear la gloria al cruzar el arco de meta del Circuito Scott 7 Estrellas. Lo hemos conseguido!

NOTA: Los Inscritos en este evento, recibiréis el Track en vuestro Correo Electrónico, unos días antes de la celebración de la prueba.

Recorrido

Perfil de la Ruta larga de las Atalayas

Recorrido

Perfil de la Ruta corta de las Atalayas

Patrocina

Instituciones

Organiza

Colabora