Recorrido

La Ruta de Las Encinas, con un recorrido cercano a los 50 kilómetros en versión larga -30 km en la corta-, se desarrolla en las inmediaciones del Monte de El Pardo, dentro de los límites del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, entre Madrid, Tres Cantos, y Colmenar Viejo, recorriendo gran parte de las dehesas donde abunda el ganado que en muchas ocasiones se divisa desde la autovía de Colmenar, incluso desde el carril bici que a diario frecuentan miles de ciclistas madrileños.

El terreno por el que discurre este evento se compone en un 50% de pistas con buen firme y compacto, un 35% de senderos y un 10% de piedra y grava correspondiente a una antigua vía ferroviaria abandonada y caminos de servicio paralelos a las vías del tren de cercanías que unen Madrid con la sierra.

Recorrido

Las primeras estribaciones de la carrera discurren por un camino paralelo a la M40, siempre con pendiente favorable y donde deberemos estar atentos a las irregularidades del terreno que hayan provocado las lluvias o, dependiendo de la climatología, regueros inoportunos producto del posible barro formado en los últimos días.
Pasados los primeros kilómetros, giramos a la derecha y tras atravesar la autovía por un paso subterráneo, nos adentramos en un camino amplio. Se trata de la típica cañada tradicionalmente utilizada como paso de ganado y que constituye la vía principal del Camino de Santiago en su variante desde Madrid. Flanqueado por campos de siembra, este tramo del Camino nos conducirá hasta toparnos con la Tapia que delimita el Monte de El Pardo en su parte privada.

Transitaremos por pistas amplias durante los primeros 8 kilómetros de recorrido, que permitirán a cada uno ocupar su lugar, conforme al nivel físico y deportivo que presente. Llegando a las estribaciones de Tres Cantos, debemos circular durante unos metros por el Carril Bici de Colmenar, que los domingos suele estar muy transitado, a esas horas con ciclistas que salen de Madrid, en nuestro mismo sentido. Por ello, aunque como siempre hacemos debemos extremar las precauciones, su uso es perfectamente compatible, si respetamos las normas y el decoro entre los deportistas.

Una vez abandonado el carril bici, nos encontramos el primer avituallamiento de la jornada, que nos indica además el comienzo de una de las subidas principales del día: la Ermita de Santa Ana, que nos dará la bienvenida a Colmenar Viejo, tras unos kilómetros de esfuerzo continuado con un desnivel constante pero sin rampas de demasiada entidad, por lo que se trata de una ascensión asequible para todos los públicos.

Rodearemos la localidad de Colmenar Viejo, sin entrar en sus calles pero sí pasando muy cerca de la zona industrial, para virar rumbo al sur, buscando el Cerro Marmota, hacia el que nos dirigimos por caminos de tránsito de ganado.

Descenso rápido paralelos al curso del río Manzanares , buscando siempre el entorno de la Tapia de El Pardo y su embalse, por terrenos plagados de encinas que dan nombre a esta ruta.

Recorrido

De nuevo retornamos al punto donde encontramos el avituallamiento, y que nos vuelve a servir como punto de referencia y reagrupamiento con los amigos y compañeros con los que vinimos a hacer la ruta, para afrontar los kilómetros finales con el skyline de Madrid en el horizonte y sus imponentes edificios cada vez más cerca, lo cual nos anima a seguir pedaleando rumbo a la meta.

Pasaremos por un par de barreras que limitan el paso de vehículos por los caminos, y no adentraremos en una zona boscosa donde matorrales, zarzas y jaras flanquean un sendero lo suficientemente ancho como para permitir el adelantamiento.

Los últimos  kilómetros los compartiremos con los corredores de la distancia corta, circulando por el terreno de piedra suelta correspondiente a la vía, y después por pistas amplias de caminos vecinales donde la presencia de alguna finca y viviendas rústicas nos señalan que ya estamos cerca de la ciudad.

Los últimos metros, siempre exigentes, nos permitirán exprimir las últimas fuerzas en una subida hasta el Santuario de Valverde que nos espera para dar por finalizada la prueba y parar el crono con nuestro mejor registro.

En definitiva, un recorrido variado y muy entretenido, con las dosis justas de tramos técnicos, subidas exigentes y descensos para dejarse llevar por la inercia y las ganas de ver dígitos elevados en el cuentakilómetros. ¿Una expresión que lo defina? Apto para todos los públicos.

Patrocinador titular

Scott

Patrocinador especial

El Corte Inglés

Patrocinadores oficiales

Colaboradores

Instituciones